Translate

24/1/12

Cocido ligero de garbanzos

Los guisos de legumbres suelen ser platos con bastantes calorías, pero no debemos despreciar este nutritivo y necesario alimento. Hoy te voy a explicar como preparar un cocido, pero reduciendo los contenidos grasos, por lo menos, para que no engorde.
Este cocido va bastante desgrasado pero con todo el alimento que necesita un buen plato de legumbres. En la olla exprés lo tendremos hecho en 20 minutos más lo que tardemos en preparar los ingredientes. Si te animas a hacerlo a la antigua, tendrás que dejarlo cocer al menos dos horitas a fuego moderado.

Ingredientes para 6-8 raciones.

500 gramos de garbanzos en remojo de víspera.
1/2 cebolla
3 dientes de ajo
1 ramita de apio
3 zanahorias peladas y cortadas en rodajas
1 nabo pelado y cortado en rodajas (con o sin hojas, eso va en gustos)
1 trozo de hueso de jamón, sin piel.
200 gramos de gallina sin piel.
Aceite de oliva virgen extra
2 hojas de laurel
Sal gorda.

Opcional: patatas al vapor para acompañar.

Preparación:
En una olla exprés pon un poco de aceite y dorar ligeramente la gallina, los ajos, el hueso de jamón, el laurel y la cebolla. Cuando esté dorado y si no quieres encontrar trozos en el plato, mete todas las viandas en una malla de cocer, aunque normalmente lo que se mete en ellas es la legumbre, pero he visto que así es más fácil separar el caldo después. Quita el aceite de la olla y vuelve a meter la malla con su contenido. Añade los garbanzos escurridos, las zanahorias y el nabo. Pon un puñadito de sal y cubre de agua hasta el nivel máximo que indique la olla, que, normalmente, son dos tercios o tres cuartos, según modelo.

Cierra y cuece a fuego suave durante 20-30 minutos, dependiendo de la calidad de los garbanzos... y del agua del remojo, aguas más duras=más tiempo de cocción. Una vez cocido y eliminada la presión de la olla (otro día explicaré como funciona la olla exprés, por si alguna o alguno no lo sabe.), separa los ingredientes, retiramos la gallina, el jamón y el apio y deja enfriar el caldo. Cuando esté frío, las grasas se irán a la superficie y te será más fácil eliminarlas. 
Para servirlo puedes poner la legumbre con el caldo, hacer una sopita de fideos o un cus-cus, para acompañar. 

Si te parece pobre el plato lo puedes servir con unas patatas cocidas al vapor.
La cebolla, en mi casa, no llega al plato, me la como yo, que me encanta, por eso la pongo entera a cocer. 
Si las legumbres te producen gases, en la malla de cocer puedes poner un puñadito de comino en grano o unos clavos de especia. Es interesante que los clavos vayan pinchados en la cebolla, así será más fácil retirarlos.

Para evitar que los niños aparten la verdura, puedes molerla en la batidora con algo de caldo y añadirla luego al puchero, quedará más espeso y se lo comerán todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.