Translate

11/4/12

Supremas de bacalao tropical.

Este es un plato de delicados sabores, sencillo de elaborar y con pocos ingredientes. Con un poquito de arte nos va a dar un plato muy bien presentado con excelente resultado.
En primavera, el bacalao es uno de los pescados más demandados. Con gran aporte proteico y muchas posibilidades culinarias.
Las supremas son las mejores piezas del pescado, se extraen de los lomos de grandes peces, son piezas rectangulares. Cada ración de suprema tiene entre 150 y 175 gramos y, sobre todo, sin espinas. Las compro congeladas, ya desaladas, y me ahorro trabajo.

Ingredientes:
2 piezas de supremas de bacalao desalado congelado. (800 gramos)
2 rodajas de piña, natural o en su jugo, por ración
1 cebolla
1 berenjena
Aceite de oliva virgen extra
2 dl de caldo de pescado sin sal.
1 dl de vino
Sal gorda
Harina

Preparación.
Precalienta el horno a 200ºC. Corta en rodajas la cebolla y la berenjena. Coloca en la bandeja de horno engrasada, la cebolla cubriendo el fondo y por encima las rodajas de berenjena. Pon unas arenitas de sal sobre las berenjenas y riega ligeramente con aceite las rodajas, o "píntalas" de aceite con el pincel de cocina. Mete al horno 10 minutos. Pasado ese tiempo, baja la temperatura a 150ºC, coloca las supremas de bacalao con la piel hacia abajo, sobre la berenjena y riega con el vino. Mete al horno 25 minutos regando de vez en cuando con el caldo de pescado.
Mientras se hace el pescado puedes ir preparando las rodajas de piña.
En un plato llano pon un poco de harina. Seca bien las rodajas con papel de cocina y enharínalas. En una sartén pon aceite a calentar. Cuando esté muy caliente, que empiece a humear, frie las rodajas de piña enharinadas por ambas caras, hasta que estén doradas. Escúrrelas en papel absorbente y reserva.
Cuando el pescado esté listo, saca las supremas y trocea las porciones. Coloca en el plato unas rodajas de berenjena, el pescado y la cebolla, acompañado de un par de rodajas de piña. Añade a la presentación un chorrito de aceite de oliva virgen extra crudo.
Como ves, es un plato muy sencillo, con pocos ingredientes y que bien presentado, impresiona.

De sabor es muy delicado. Puedes aderezarlo un poco más haciendo una reducción del caldo que nos queda en la bandeja del horno y salseando por encima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.