Translate

6/9/12

Flan de Vainilla

La comodidad de los postres de sobre nos lleva a no leer siquiera la composición de lo que estamos usando. Cuando te paras a verlo, te das cuenta de que hay una diferencia abismal en cuanto a la calidad del resultado y porqué existe esa diferencia.
Veamos:
Flan de vainilla de sobre:
  • Almidón de maíz
  • Estabilizador (E-***) o sea, química.
  • Espesante (E-***) más química.
  • Sal ¿sal? pues si. Será para disimular el sabor de los químicos.
  • Colorantes, normalmente químicos, aunque con azafrán o algún alga también se podría colorear, sale más barata la pintura.
  • Aromas de vainilla (sintético). La vainilla no la ven ni de lejos
  • un sobre que dice ser caramelo líquido y que suele llevar un montón de glucosa, algo de azúcar tostada para darle color y ¿conservantes?, pues si, conservantes en el azúcar.
  • Leche y azúcar. Que como las pones tú, supongo que son buenas.
Flan de vainilla casero:
  • Huevo
  • Azúcar
  • Leche
  • Vainilla
  • Azúcar quemado a caramelo. (luego te explico como es eso)
¿Con cual te quedas? Sería de lógica que en el de sobre utilizaran huevo deshidratado, esencia de vainilla (que no es lo mismo que aroma) y, si acaso, un poco de agar agar, que es un alga marina con propiedades espesantes, para garantizar un resultado óptimo, y nada más. El azúcar, la leche y el caramelo no tienen complicación. Pero para ganar algún céntimo más por sobre de producto nos venden esas porquerías.

Así pues, vas a ver que preparar un verdadero flan no es complicado, aunque si que lleva algo más de tiempo.

FLAN DE VAINILLA CASERO

Ingredientes para 4-5 flanes:
4 huevos
200 gramos de azúcar
1/2 litro de leche
Esencia de vainilla o media vaina de vainilla natural.
1 dl zumo de limón o agua.

Preparación:

Lo primero es preparar el caramelo. Recuerdo como lo hacía mi madre y quedaba como una piedra, luego ya aprendió a hacerlo bien. Para ello pon la mitad del azúcar en un cazo con una o dos cucharadas de agua o de zumo de limón si le quieres dar un toque distinto. Coloca el cazo a fuego suave y remueve mientras se va deshaciendo, poco a poco irá tomando un bonito color cerveza. Cuanto más tiempo lo tengas más oscuro será el color. Aparta del fuego y vierte una pequeña cantidad en los moldes de flan, poco, en el fondo y, si acaso, por las paredes. Reserva.

Aparta medio vaso de leche y en una cacerola, pon el resto de la leche a fuego medio hasta que cueza. Si vas a poner vainilla en vaina, es el momento de ponerla en la leche, si no, mientras esperas a que cueza, mezcla en un bol los huevos, el azúcar, la leche que habías reservado y la esencia de vainilla si elijes aromatizar así. Cuando la leche empiece a cocer, añade la mezcla, removiendo suavemente con el batidor de varillas. Baja el fuego a suave y remueve hasta que espese.
Precalienta el horno a 180ºC. Vierte el flan, con cuidado, en los moldes. Colócalos en un recipiente adecuado para el horno, añade agua en el recipiente, procurando no salpicar el flan. Llena hasta, por lo menos, 3/4 de la altura de los moldes flaneros. Si coloca alguna cáscara de huevo en ese agua evitarás que entre en ebullición, lo que evitará salpicaduras al flan. Pon el recipiente en la bandeja del horno y mételo durante una media hora. Esto es poner al Baño María.
Pasado ese tiempo sacamos los moldes con el flan y dejamos que enfríe. Una vez frío lo puedes desmoldar con relativa facilidad. Yo lo pongo boca abajo sobre el plato y le doy un par de sacudidas al conjunto, bien agarrado, para que la inercia haga el resto. En cuanto al tipo de molde, para las primeras veces te recomiendo los moldes lisos. Los hay de aluminio (poco recomendable en la cocina), de acero, de silicona... Los de silicona tienen la ventaja que desmoldan mucho mejor, pero la desventaja de ser blandos, por lo que los más grandes se te pueden desparramar un poco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.