Translate

2/12/12

Pimientos rellenos de carne

Había estado hablando con mi madre de rellenar cosas cuando se me vino la idea a la cabeza. Unos pimientos morrones rellenos, hechos al horno, estarían deliciosos. Así que me puse manos a la obra.

Cuando se trata de rellenar cosas hay que dedicarle tiempo a la selección del continente. En este caso hace falta seleccionar unos pimientos, más o menos del mismo tamaño, que no tengan mazados y grietas. Que estén bien frescos y, una de las cosas más importantes, que los cuatro picos del extremo estén nivelados, de manera que el pimiento se pueda mantener de pie perfectamente.
Una vez tienes seleccionados los pimientos, puedes ir a por el resto de ingredientes.

Ingredientes para 4 personas:
4 pimientos morrones de tamaño medio
700 gramos de carne de de cerdo picada (puedes usar ternera, pollo o pavo, pero el cerdo es más jugoso)
1 cebolleta
70 gramos de mozarella rallada (cualquier otro queso rallado te sirve, eso va en gustos)
1 ramillete de perejil fresco
1 cebolleta fresca o media cebolla
2 dientes de ajo morado
4 cucharadas de mostaza Dijon en crema
Aceite de oliva virgen extra
Sal gorda

Preparación:

Pela los ajos y la cebolleta y pícalos en brunoise, pica también muy fino el perejil. En una sartén con un par de cucharadas de aceite, saltea la cebolla y el ajo hasta que la cebolla esté pochada o el ajo empiece a tomar color. Incorpora el perejil y añade la carne a modo de lluvia, o sea, separando los trocitos para que no se apelmace demasiado. Saltea y mezcla hasta que la carne tome algo de color, quedando medio cruda.


Aparta del fuego y pasa esta mezcla a un bol. Añade el queso y la mostaza. Mezcla bien todo con ayuda de una cuchara de palo o una espátula. Prueba de sabor y añade sal si es necesario.


Precalienta el horno a 220ºC.  Corta los pimientos por la parte del rabo, como en la foto, con cuidado de no estropear la "tapa". Elimina las pepitas y las partes blancas del interior. Lávalos y rellena con ayuda de una cuchara, prensando ligeramente el relleno. Colócales las tapas. En la bandeja del horno vierte un poco de agua, lo suficiente para crear una fina lámina. Coloca con cuidado los pimientos rellenos en la bandeja e introdúcelos en el horno a media altura. Hornea durante unos 40 minutos o hasta que los pimientos se vean un poco tostados.

Sirve en caliente un pimiento en cada plato.

Su presencia y el color rojo hace que sea un plato estupendo para una celebración como puede ser la cena de Navidad.



1 comentario:

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.