Translate

1/3/17

Tagliatelle a la putanesca (alla puttanesca)

Tagliatelle es esa pasta que encontramos en forma de nido y que solemos llamar cintas, más anchas que el tallarín. La forma se debe a que una vez hecha la pasta se enrolla para su secado. ¿son mejores o peores? no, rotundamente, solo es pasta con otra forma.
Este plato lo puedes preparar con cualquier pasta para salsa, es decir, con tallarines, espaguetis, macarrones, plumas (penne), este último es el plato que más gracia le hace a los pequeños, no sé por qué.
Vamos con la salsa. Putanesca ¿a qué te suena?
No vas mal si piensas en prostitutas. Punttana, en italiano, significa puta. Se dice que esta salsa la inventaron las prostitutas italianas en la Edad Media. Los motivos que se cuentan son varios. Hay quien afirma que durante el invierno, las prostitutas necesitaban una comida que les aportase calorías suficientes para recuperarse después de hacer la calle. Otros dicen que fueron los marinos, pescadores de anchoa, quienes, al llegar a puerto de Nápoles, se refugiaban en los prostíbulos y pagaban los servicios sexuales con pescado en salmuera. Las prostitutas acabaron por utilizar tanto pescado en platos que después vendían también a sus clientes.
El caso es que la anchoa es de gran relevancia en esta salsa, que vas a ver que no tiene ninguna complicación. Tradicionalmente se elabora picante, pero si no te va el picante puedes sustituir la guindilla por pimiento verde italiano dulce, el pimiento de freír. Las zanahorias también son opcionales, yo se las he puesto en tiras a modo de tagliatelle vegetal.

Ingredientes para 4 personas:
12 nidos de tagliatelle (3 por persona)
1 lata de anchoas
2 cucharadas de alcaparras
1 guindilla fresca (picante) o pimiento de freír
Aceitunas negras sin hueso (a tu gusto)
4-6 dientes de ajo morado de Aceuchal
1 zanahoria
1 cebolleta (opcional)
Aceite de oliva Virgen Extra D.O. Monterrubio
500g de tomate triturado
Media taza de perejil fresco picado fino
Media taza de orégano fresco picado fino



Preparación:
Pela la cebolleta y pícala en brunoise.
Pela los ajos y aplástalos con el plano del cuchillo.
Pela las zanahorias y pícalas en brunoise o, como en este caso, saca tagliatelle de zanahoria con ayuda del pelador.
Corta en brunoise las anchoas.
Si pones pimiento, elimina el tallo y semillas y corta en aros de 1 cm. Si es guindilla puedes hacer aritos finos o dejarla entera.
Pon dos cucharadas de aceite en una sartén mediana y calienta a fuego fuerte.
Añade los ajos y la cebolleta.
Cuando los ajos empiecen a dorar, añade las zanahorias, aceitunas y anchoas.
Saltea y añade las alcaparras y el pimiento o guindilla. En el caso de que añadas pimiento, deja que se poche un poco.
Añade las hierbas frescas e incorpora el tomate triturado.
Remueve para mezclar todo. Baja a fuego medio y deja que cueza 5 minutos.
Prueba de sal. Retira del fueg y reserva.
Pon agua en una marmita o cazuela alta y amplia.
Por lo menos tres veces el volumen de pasta.
Cuando rompa a hervir, añade un puñado de sal, introduce los nidos de uno en uno y deja que cuezan el tiempo que diga el fabricante. Normalmente son 6 minutos para que queden al dente.
Una vez cocida la pasta, si no la vas a servir inmediatamente, tienes que enfriarla. Escurre y mete la pasta escurrida en un bol con agua y hielo. Esto hará que tu pasta mentenga el dente conseguido hasta el momento de servir. Lógicamente, tendrás que calentar antes de servir.
Puedes emplatar al modo tradicional, es decir, mezclando la pasta y la salsa y luego al plato, o bien, colocar la pasta en el plato y añadir la salsa. 
Yo prefiero la forma tradicional porque así toda la pasta se impregna del sabor de esta salsa tan rica.


1 comentario:

  1. ummmm, me encanta la pasta!!! Me quedo por aquí, te invito a pasar por mi blog y mi canal de youtube. Sitos

    ResponderEliminar

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.