Translate

24/9/18

Galletas de zanahoria

La versátil zanahoria ya te la presenté en forma del tradicional carrot cake. Hoy te traigo algo parecido, pero con más durabilidad: galletas de zanahoria o carrot cookies.
Los británicos no destacan por su cocina, pero si por su repostería y, aunque no es mi especialidad, para eso tengo a mi hermana: The Cake Gallery (Mae Rodríguez), de vez en cuando os dejo alguna sencilla receta como ésta.
En ocasiones tenemos zanahorias que empiezan a ponerse feas, blandas, pero no están pochas. Es el momento de aprovecharlas. 
No se pelan con igual facilidad y, cierramente, es un producto barato, pero, céntimo a céntimo se crea fortuna.


Ingredientes para 20 galletas.

100 g de zanahorias
90g de azúcar morena
100 g de mantequilla
100 g de harina floja (o de repostería)
8 gramos de levadura química (la blanca)
Una pizca de sal

Elaboración:

Precalienta el horno a 200°C
Pela las zanahorias y pícalas en la picadora o en la Thermomix (esa batidora tan cara).
Vierte en un bowl y añade el azúcar y la mantequilla a punto de pomada. 
En otra ocasión ya te expliqué que es que esté blanda sin que se derrita, eso puedes conseguirlo dejándola una hora antes a temperatura ambiente.
Mezcla y amasa con ayuda de la lengua pastelera.
Agrega la sal, la harina tamizada y la levadura.
Amasa hasta tener una pasta homogénea.
Llena la manga pastelera con una boquilla ancha, por lo menos un 18.
Pon papel antiadherente en la bandeja del horno y distribuye "bolitas" de masa, dejando unos 6-8 cm de separación, para evitar que se te peguen cuando crezcan.
Las "bolitas" puedes hacerlas con cucharas (quenelles), si no tienes manga pastelera.
Mete la bandeja en el horno; calor arriba y abajo.
15 minutos a 200°C.
Verás que las "bolitas" se aplastan. Es normal, no te asustes.
Pasados los 15 minutos, retira la bandeja y apaga el horno.
Las galletas estarán blandas. Deja que se enfríen.
Una vez frías, ya tienen firmeza y puedes echarlas en tu lata de galletas o en un plato.
Sorprenderás a tus invitados para acompañar un café, o para que los niños desayunen o merienden con las propiedades del betacaroteno de la zanahoria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.