Translate

26/3/20

Pan "normal"

#YoMeQuedoEnCasa
Seguimos con motivos para no salir de casa, en esta guerra biológica en la que la madre Tierra, Gaïa o Pachamama nos tiene sitiados. La cocina es lo que nos puede mantener dentro de casa si la sabemos gestionar y, uno de los artículos por los que la mayoría sale, es para comprar el pan del día.
En primer lugar, algo que he repetido en todos los medios donde he tenido la oportunidad de intervenir EL PAN CONGELA MUY BIEN. y no solo eso, se puede congelar y descongelar varias veces. Pero, en lugar de salir para comprar pan, ¿por qué no hacerlo en casa?
Ventajas de hacer el pan en casa: 
No te arriesgas a contagiarte el coronavirus por coincidir con algún portador.
Ahorras dinero.
El placer de comer algo que han creado tus manos sube la autoestima.
Y, sobre todo, te entretiene unas horas que se te harían eternas sin nada que hacer.

Panes hay muchos tipos, pero hoy te explico lo que podríamos llamar "pan normal". En cuanto a la forma, le puedes dar la que quieras: barra, bollo, hogaza... esta masa te sirve también para hacer pizzas o empanadas. Puedes hacerte un bollo preñao, metiendo un chorizo dentro antes de hornear, o un huevo con su cáscara; formas tradicionales de preparar un soporte campero para los peones del campo o los pastores, que lo llevaban en su zurrón cuando salían a trabajar.

Los ingredientes te los voy a dar para un kg de harina, del que te van a salir tres o cuatro panes, 10 bollos, en fin, mucho pan. Yo he hecho alguna hogaza con un kg de harina y viene saliendo un pan de 1,5 kg aproximadamente.

Vamos a meternos en harina.

Ingredientes:

1 kg de harina normal.
14 gramos de levadura en polvo para panadería.
600 ml de agua tibia
10 g de sal



Elaboración:

Mezcla la harina con la levadura y añade la sal.
Agrega el agua mientras vas amasando en la mesa enharinada.
Amasa a mano durante 20 minutos o en amasadora (o la batidora cara) durante 10-12 minutos.
La masa va a estar pringosa pero elástica. 
Enharina un bol grande, más del doble del volumen de la masa.
Pon la bola de masa en el bol y cúbrela con film o con un paño ligeramente húmedo.
Deja que leve durante una hora a unos 30ºC
Lo ideal es usar un armario de fermentación, pero como no tendrás, hay otras ociones.
Yo uso un cordón térmico con un termostato que puede regular esa temperatura; lo meto en el horno con éste apagado. El calor lo dará el cordón térmico. Pongo un recipiente con agua caliente, para que no falte humedad.
Ese cordón térmico, así como el termostato, puedes conseguirlos en las tiendas de mascotas. Son calentadores para terrarios, que se colocan bajo la tierra.
Con eso nos ahorramos lo que vale una panificadora o un armario de fermentación.
Una vez que la masa ha levado al doble de su volumen, la vuelves a poner en la mesa enharinada, corta las piezas de masa para darles forma, usando un cuchillo bien afilado.
Ahora viene lo difícil, dar forma.
Bolear una masa es relativamente fácil.
Estira las piezas de masa más o menos redondeadas y ciérralas como si fuera una bolsa.
Pon la parte cerrada hacia abajo y termina de darle forma con las manos.
Los cortes no son un capricho. Se llama yagueado y hay que efectuarlo con una cuchilla o con un cuchillo muy afilado, con profundidad de un par de centímetros.
Para formar barras, estira la masa alargada y enróllala desde el lado largo, cerrando las puntas ligeramente. Efectúa el yagueado.
Coloca las formas en la bandeja del horno sobre papel sulfurizado o en una rejilla para pan y deja que vuelvan a levar, otra vez doblando el tamaño.
Calienta el horno a 200ºC y, cuando las formas estén levadas, mételas en el horno durante 20 minutos. Menos tiempo si son pequeñas y más si son grandes. Que no falte agua en el horno para que haya humedad ambiental, esto ayuda a formar una corteza que "canta".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.