Translate

17/1/13

Verduritas con Mozzarella (disociada)

Tu dieta dice "unas judías hervidas o al vapor"... ¡bufff! ¿sin nada de nada? Hay que tener una voluntad de hierro para seguir esas dietas tan elementales. Vale que si lo dice el médico, es lo que toca, pero si lo que quieres es comer disociado y no coger peso, podemos hacer algo más. 
Hoy te voy a contar como con un poco de color y sabor puedes preparar un exquisito plato de verduras con queso... ¡y tan sólo con 240 calorías por ración! No está nada mal ¿verdad?
En esta receta mezclamos algunas verduras de las que puedes consumir juntas en un régimen disociado, ya que no todas están permitidas. Judias verdes, también conocidas como vainas, pimiento rojo, más que nada por el color, aunque el verde también te sirve (¡qué monótono!) y zanahoria. Un abanico de colores que presentan un plato apetecible. ¿Y el queso? La mozzarella es un queso especial, elaborado a partir de leche de búfala, su contenido graso y calórico es mínimo. Cuando funde tenemos ese queso elástico que identifica las buenas pizzas. 
Este plato permite la congelación, por lo que podrás elaborarlo para llevar en la fiambrera al trabajo.

Ingredientes para 2 personas:
150 gramos de zanahoria cortada en dados de 1 cm (mirepoix)
1/2 pimiento rojo de tamaño medio, tipo morrón, cortado en dados de 1 cm
1 cucharadita de perejil fresco picado en brunoise
300 gramos de judías verdes ya limpias, partidas en trozos de 2 cm aprox.
1 diente de ajo morado bien gordo (excelente depurativo de la sangre) cortado en brunoise
1 pizca de sal gorda (la finalidad de la sal es sacar los aromas de las verduras, pero la puedes suprimir totalmente)
100 g de mozzarella fresca cortada en juliana
pimienta negra molida, al gusto

Preparación:
Calienta una sartén antiadherente de unos 30 cm, a fuego medio. Añade todos los ingredientes menos el queso, y remueve para mezclar. Salpimenta. Tapa la sartén con la tapa adecuada y cocínalo hasta que las verduras estén hechas. Cuando veas que la zanahoria ha cambiado de tono, puede ser indicador de que está listo. No lo dejes más de 10 minutos para que las verduras no pierdan propiedades y queden ligeramente crujientes. Si no te gusta el "ris-ris" de las judías poco hechas, puedes cocerlas al vapor previamente. Si lo ves necesario, le puedes añadir a la sartén una cucharada de agua para evitar que se peguen las verduras y ayudar a que se hagan bien y queden jugosas.
Aparta la sartén del fuego y agrega, poco a poco, la mozzarella, removiendo con suavidad para que no se deshaga demasiado. 
Vuelve al fuego y cocínalo ligeramente durante uno o dos minutos para que se caliente el queso sin llegar a fundirse. (si se funde no pasa nada, es cuestión de gustos)
Sírvelo caliente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.