Translate

13/3/17

Trilogía de pimientos con rulo de cabra y crumble de anchoas

Los entrantes y las tapas están en plena ebullición de creatividad. El efecto visual manda. En esta ocasión te traigo algo que gusta a todos, a los pequeños también. 
Los pimientos de colores ya nos los venden en packs: rojo, amarillo y verde. Aunque en algunas fruterías podemos encontrar, desde luego de mejor calidad, pimientos amarillos.
El sabor de los pimientos varía según su color y variedad, pero además, en este caso, están aderezados de manera diferente, para que el contraste de la trilogía sea mayor. 
Vas a necesitar ramekines transparentes para el efecto visual. El tamaño que yo uso es de vaso de chupito, poco más. Al fin y al cabo se trata de un aperitivo.
El crumble es un crujiente, por tanto lo vamos a montar en el momento de servirlo, para que se mantenga así, crujiente.



Ingredientes para 8 ramekines.

1 pimiento verde, de asar
1 pimiento rojo, de asar
1 pimiento amarillo, de asar.
100 g de rulo de cabra extremeño
2 cucharadas soperas de nata de cocinar
1 diente de ajo de Aceuchal
Pimienta blanca molida
Sal
Aceite de oliva virgen extra D.O. Gata-Hurdes
Zumo de limón
Vinagre balsámico de Módena
Vinagre de arroz (el del Sushi)
3 o 4 filetes de anchoa en salmuera
2 cucharadas de cebolla crujiente (la venden preparada)
Unos nachos (yo le pongo unos tex-mex para dar más sabor)

Preparación

Precalienta el horno a 180ºC
Lava los pimientos y úntalos de aceite de oliva.
Colócalos en la bandeja del horno (yo los meto en una bolsa de asar, es más limpio y conserva los jugos), a media altura, calor arriba y abajo.
Hornea durante 40 minutos.
Sácalos y deja que se templen un poco.
Quita las semillas y el rabo y pélalos completamente.
Escurre los jugos y resérvalos, te sirven para aliñar un picadillo, por ejemplo. Se puede congelar.
Pon los pimientos, por separado, de uno en uno, en la picadora y hazlos puré fino.
Limpia la picadora después de cada color.
Pasa cada color a un recipiente
Adereza con un poco de sal fina y unas gotas de limón el amarillo.
Sal fina y vinagre de arroz para el rojo.
Sal fina y vinagre de Módena para el verde.
Quita la corteza al queso y trocéalo.
Mételo en la picadora junto con el diente de ajo, seis cucharadas de aceite de oliva, una pizca de pimienta y la nata. Muele hasta que tengas una pasta homogénea.
Con ayuda de cucharillas de café o de biberones de cocina, monta por capas los ramekines.
Pimiento verde, crema de queso, pimiento amarillo, crema de queso y termina con pimiento rojo.
Mete los ramekines montados en el frigorífico y antes de servir, monta el crumble.
Pica las anchoas en brunoise.
Machaca en el mortero 6 u 8 nachos y dos cucharadas de cebolla crujiente.
Mezcla las anchoas con estos crujientes y coloca un poquito sobre cada ramekín.
Sirve enseguida.
Lo verde que ves asomando en el vasito es un cebollino. Es opcional.
La forma de comerlo es metiendo la cucharilla hasta el fondo para que el bocado tenga todos los sabores juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.