Translate

11/11/14

Milhojas de berenjena con crema de tofu

El otoño tiene auténticas delicias de la huerta, entre ellas la berenjena. Con pequeños trucos se le puede eliminar el sabor fuerte y conseguir un plato delicioso.
A la hora de elegir las berenjenas para este plato, debes evitar que tengan deformidades excesivas y, sobre todo, las mazadas o con "cicatrices". 
Para otros platos, donde la berenjena va troceada, te puede dar igual que tenga cicatrices o deformidades.
Una amiga de mi hermana, Olga, me dijo un día "haz verdurajos". Bueno, pues aquí va esta receta de "verdurajos" para los veganos y vegetarianos. Muy baja en calorías, con todas las propiedades de la berenjena y con unas texturas suaves y deliciosas.
Mi hijo Sergio, que es un niño muy atrevido, prueba casi todo lo que hago. Con sus 7 años se está convirtiendo en un cocinillas. Probó un bocado de este plato, que al ser ligeramente ácido, no fue muy de su gusto, pero se lo masticó y deglutió sin problema. Creo que los niños se pueden acostumbrar al sabor, siempre teniendo en cuenta la suavidad de sabores. Un poco más suavizada la berenjena y con menos limón, tendremos un plato perfecto para que a los pequeños les entre esta "especie de lasaña".

Ingredientes para dos personas:

2 berenjenas grandes
150 gramos de tofu natural
400 gramos de tomates escurridos o una lata pequeña de triturado
Zumo de limón
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo de Aceuchal
1 cucharada de orégano fresco picado fino
6 granos de pimienta negra
Sal gruesa
1 cucharadita de azúcar blanca o dos de morena



Preparación:



Primero prepara la crema de tofu.
Pon el tofu en el vaso de la batidora, añade el aceite y el zumo de limón (al gusto) y los granos de pimienta. 
Tritura hasta obtener una pasta y añade sal si lo ves necesario.
Reserva esta crema.


Arregla las berenjenas:
Quita el cáliz a las berenjenas, cortando el extremo lo más apurado posible. 
Con el cuchillo o, si quieres más precisión, con una mandolina de cuchillas, córtalas en filetes de un cm de grueso aproximadamente.
Llega la hora de "sangrarlas", ya te lo expliqué una vez pero te lo repito y listo.
Llena un recipiente adecuado con agua fría y un puñado de sal. Remueve para que se disuelva y pon en remojo, en ese agua, los trozos de berenjena y déjalas, al menos, 30 minutos. Pon un plato encima, o algo que haga que la berenjena quede completamente sumergida, sin aplastarse. De esta manera eliminas el amargor de la hortaliza. Cuanto más tiempo en remojo, más suave quedará. Puedes, incluso hacer esta operación la víspera de la preparación del plato.
Escurre las berenjenas, acláralas bajo el chorro de agua fría y sécalas con un papel absorbente. De esta manera habrás eliminado el exceso de sal y estarán secas y listas para cocinarlas. Esta operación te sirve para cualquier receta con berenjenas, ya que su amargor no gusta a todo el mundo.
Envuelve las berenjenas en film transparente y mételas al microondas un minuto a potencia de 360 w sin grill. Así conservan todas sus propiedades organolépticas y sus vitaminas.
Calienta la plancha de asar.
No necesitas poner aceite pero la puedes engrasar un poco para que no se peguen.
Ve poniendo los filetes de berenjena para que se doren ligeramente por ambas caras y reserva.


Prepara ahora la salsa de tomate.

Trocea los tomates en brunoise, escurriendo el agua. No te interesa usarla. El agua del tomate aporta demasiada acidez y, además, te obliga a cocer demasiado la salsa para reducir esos jugos y que quede espesa.
Pon aceite en el fondo de una cazuelita, yo uso una de 15 cm.
Añade el tomate y un diente de ajo y tritura en frío. 
Cuece esta mezcla rosada hasta que recupere color, a fuego suave. Añade sal y una cucharadita de azúcar para suavizar el sabor ácido del tomate. Cuece durante un minuto más para que se disuelva bien el azúcar.
Si la salsa te queda muy líquida, mantenla en el fuego hasta que espese, sin que cueza, a fuego bajo, removiendo suavemente.


Es la hora de montar las milhojas.

Utiliza platos que puedas meter en el horno.
Coloca un filete de berenjena en la base, calcula cuantas tienes para cada plato para que te quede, como final, una capa de crema de tofu. Dependiendo de la cantidad de filetes empezarías poniendo tofu o tomate, de forma alterna. Es decir, berenjena-tomate-berenjena-tofu-berenjena-tomate...
Precalienta el horno a 220 grados.
Cambia al grill y mete los platos para gratinar durante 6 minutos.
Adorna con un chorrito de salsa de tomate si te ha sobrado, para romper el color.
Espolvorea con orégano fresco picado. 
Deja que atempere y sirve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regístrate para publicar tus comentarios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.